Lectura en un entorno digital


La lectura es considerada como una de las herramientas que podemos brindarles a nuestros estudiantes; mediante la lectura tienen acceso a la educación a la vez les permite conocer distintas historias, aumentando la creatividad, imaginación y despertando sentimientos y emociones; ya que con solo leer algo pequeño, se desarrollan diferentes formas de expresarse.


Implica un proceso en el que se establece una relación entre las palabras y el lector, el dominio de algunas destrezas y habilidades que contribuyen al desarrollo de distintas áreas de nuestro cerebro. Si una persona sabe leer y escribir descubre el autoconocimiento, su propio criterio y la capacidad de pensar con claridad cada una de las palabras.


Hoy en día, las tecnologías de la información y comunicación, más conocidas como TICS, son consideradas como los nuevos soportes para el contenido tradicional, ya que estos le brindan al lector la oportunidad de interactuar más a fondo en el proceso de aprendizaje; además, son punto de motivación para satisfacer el interés de las personas por las lecturas digitales, siendo en su mayoría los niños y adolescentes los más destacados en esta área.


El fomento de espacios de lectura es un factor clave para el desarrollo de los niños y jóvenes, aprenden a pensar, analizar, cuestionar y crear puntos para formar profesionales integrales. Por lo tanto, los estudiantes deben ser incentivados a leer, teniendo presente que no se trata de una obligación, sino de una actividad para disfrutar.


Obviamente, la forma en que leemos ha cambiado, hemos pasado de contar con libros físicos a libros digitales; con los cuales podemos leer desde cualquier lugar en cualquier momento, ya sea desde el celular, tableta o computadora; permitiendo que accedan a textos sin mayor esfuerzo, favoreciendo la concentración y atención de lo que se lea. La excelente oportunidad de los formatos digitales, no solamente es por pasatiempo sino como algo lúdico, fomentando por los padres como por los profesores, así como el manejo del lenguaje de las nuevas tecnologías para fines comunicativos.


En este caso, lo principal es siempre tener una estrategia pedagógica para que se logre alcanzar los objetivos planteados con ayuda de la tecnología, para que resulte como herramienta digital productiva en pleno siglo XXI.


Vivimos en un mundo de evolución, todos los seres humanos se encuentran en una etapa de reconfiguración en tanto los objetos materiales de valor simbólico y especial, van evolucionando a partir de las tecnologías y la manera de practicarlas en la escuela como en el hogar y su propio espacio social. Es bueno reconocer que los jóvenes van adquiriendo cierto conocimiento que es esencial para su vida, a través de las formas de lectura e interés que tienen, relacionándose en el contexto social en el que se encuentran.


En conclusión, los libros físicos no se irán, estarán a nuestro alcance para poder seguir deleitándonos con letras, palabras, frases, párrafos, textos, aventuras o historias; siempre dispuestos a brindar conocimientos esenciales o simplemente adentrarnos en un mundo imaginario. La era digital no es más que un cúmulo de nuevas experiencias que conjugan nuestros saberes, dando realce a la escritura y lectura, no se deben menospreciar estos nuevos espacios que ofrece la tecnología; más bien, aprovechémoslos, ya que podemos encontrarnos con algo inigualable.