top of page

¡Viajando al mundo de los enlaces químicos: Un laboratorio electrizante!



¡Hola a toda nuestra comunidad educativa!

Hoy queremos compartir con ustedes la emocionante experiencia que vivieron los estudiantes del curso de Química del profesor Pablo de León, quienes se adentraron en el fascinante mundo de los enlaces químicos a través de un laboratorio práctico enfocado en la evaluación de compuestos iónicos conductores.

En esta aventura científica, los estudiantes tuvieron la oportunidad de:

  • Convertirse en detectives químicos, analizando diferentes sustancias para determinar si presentan enlaces iónicos y si son capaces de conducir electricidad.

  • Poner a prueba sus habilidades de observación, utilizando diversos instrumentos de laboratorio para identificar las propiedades físicas y químicas de cada compuesto.

  • Trabajar en equipo, colaborando y compartiendo ideas para resolver problemas y llegar a conclusiones precisas.



¿Cómo funciona este laboratorio?

Los estudiantes evaluaron seis sustancias: azúcar, sal, ácido clorhídrico, ácido acético, hidróxido de sodio y nitrato de sodio. Cada una de ellas fue disuelta en agua y sometida a una prueba de conductividad eléctrica utilizando un conductímetro.

¿Qué determina la conductividad eléctrica?

La capacidad de una sustancia para conducir electricidad depende de la presencia de iones libres en su disolución. Los compuestos iónicos, al disolverse en agua, se disocian en iones positivos y negativos, los cuales son capaces de transportar la corriente eléctrica a través de la solución.

¿Cuáles fueron los resultados?

  • Azúcar (C6H12O6): No condujo la electricidad. A pesar de ser un compuesto covalente, presenta enlaces polares que la hacen soluble en agua, pero no genera iones libres.

  • Sal (NaCl): ¡Sí condujo la electricidad! Al disolverse, se disocia en iones de sodio (Na+) y cloro (Cl-), permitiendo el flujo de corriente eléctrica.

  • Ácido clorhídrico (HCl): ¡Sí condujo la electricidad! Es un ácido fuerte que se disocia completamente en agua, liberando iones de hidrógeno (H+) y cloro (Cl-).

  • Ácido acético (CH3COOH): Condujo la electricidad, pero en menor medida que el ácido clorhídrico. Es un ácido débil que se disocia parcialmente en agua, generando iones de hidrógeno (H+) y acetato (CH3COO-).

  • Hidróxido de sodio (NaOH): ¡Sí condujo la electricidad! Es una base fuerte que se disocia completamente en agua, liberando iones de sodio (Na+) e hidróxido (OH-).

  • Nitrato de sodio (NaNO3): ¡Sí condujo la electricidad! Al disolverse, se disocia en iones de sodio (Na+) y nitrato (NO3-).


¿Qué aprendieron los estudiantes?

A través de este laboratorio, los estudiantes no solo identificaron los compuestos iónicos conductores, sino que también comprendieron la relación entre el tipo de enlace químico, la solubilidad y la conductividad eléctrica de las sustancias.

Esta experiencia práctica les permitió:

  • Fortalecer sus habilidades de laboratorio.

  • Desarrollar su pensamiento crítico y analítico.

  • Profundizar en los conceptos de enlaces químicos, iones y conductividad eléctrica.

¡Estamos muy orgullosos del entusiasmo y el compromiso demostrado por nuestros estudiantes en este laboratorio!

Creemos que este tipo de experiencias de aprendizaje son fundamentales para despertar la curiosidad científica y fomentar el interés por las carreras STEM en las nuevas generaciones.

¡Juntos podemos seguir explorando los misterios del universo y construyendo un futuro más brillante a través de la ciencia!

26 visualizaciones

Comments


bottom of page